LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 28 de agosto de 2013

TENGO

 
Tengo una buena noticia por contar.
Tengo que decidir cuándo decírtela.

Tengo una nueva ilusión en el alma.
Y tengo todo el derecho a vivirla.

Tengo las manos abiertas.
Tengo deseos de acariciar las tuyas.

Tengo los brazos extendidos con la esperanza de estrecharte en ellos.
Tengo seiscientos años de esperas desatendidas.

Tengo tres mil anhelos que me rompen el pecho.
Tengo toda la intención de hacerlos realidad.

Tengo un amor eterno.
Tengo a quién dárselo.

Tengo el brillo de tu esencia.
Tengo el eco de tu voz llamándome.

Tengo tu sonrisa perfecta.
Tengo la forma de hacerte reír.

Tengo cincuenta canas de experiencias.
Tengo la vida para hacerme más sabia.

Tengo arrugas que dibujan mi rostro.
Aún tengo motivos para sonreír.

Tengo millones de microbios benignos.
Tengo un virus que me ha puesto en cama.

Tengo acidez estomacal.
Tengo indignación ante la injusticia.

Tengo la mirada inundada de sal.
Tengo que abrir la represa.

Tengo aire en los pulmones.
Tengo las venas palpitantes.

Tengo una sorpresa en una caja.
Tengo muchas cajas más que aguardan por sorpresas.

Tengo recuerdos dulces y amargos.
Tengo la fortuna de haberlos experimentado.

Tengo un cargamento de sueños multicolores.
Tengo toda la noche para fabricar más.

Tengo una ansiedad imposible de apaciguar.
Tengo tanta necesidad de verte.

Tengo un beso en los labios.
¡Tengo que dártelo ahora!

Tengo a la luna de confidente.
Tengo el cielo estrellado que me libera.

Tengo un arco iris en el corazón.
Tengo una tormenta en la mente.

Tengo una preocupación infundada.
Tengo que encontrar la verdad.

Tengo dificultad para obedecer a ciegas.
Tengo un libre albedrío todopoderoso.

Tengo mis sentidos alertas.
Tengo mis extremidades prestas.

Tengo ángeles que me cuidan.
Tengo la sensatez de mi sano juicio.

Tengo una ventana con vista al infinito.
Tengo que abrir los ojos para disfrutarla.

Tengo la mejor voluntad hacia los demás.
Tengo veinte mil razones para ayudar.

Tengo un problema de vez en cuando.
Tengo cien soluciones aguardando.

Tengo un trecho por andar.
Tengo la oportunidad de admirar el paisaje.

Tengo un cielo azul con nubes prístinas.
Tengo la lluvia que riega las cosechas.

Tengo un sol que pica en verano.
Tengo la brisa marina a la sombra de un almendro.

Tengo familiares que son mis amigos.
Tengo amigos que siento como hermanos.

Tengo tres países y una isla.
Tengo gente bella en todo el mundo.

Tengo que seguir adelante.
Tengo una meta importante.

Tengo un pasado que fue.
Tengo un futuro que será.
Y sobre todo, tengo un presente que siempre me deja ser.


©2013 PSR

  
"Tengo" resultó destacado en el evento de septiembre 2013 de Radio Satelitevision/Americavision. El evento de premiación fue el sábado 5 de octubre a las 16:00 Chile y Argentina, 14:30 Venezuela, 14:00 México, 15:00 Puerto Rico, 21:00 España, Francia, Italia, Alemania y Austria.


miércoles, 21 de agosto de 2013

YARACUY

"...Caminé. Caminé sin parar por horas, y de pronto la vi a lo lejos. Una mano enorme que salía erguida de la tierra. Era una mano vieja a la que le habían amputado el pulgar. A pesar de esto, los demás dedos subían enérgicos señalando el cielo, dirigiéndose seguros y fuertes hacia el azul intenso e infinito. En la base, la muñeca mostraba el paso del tiempo reflejado en los profundos surcos de la corteza que quería descascararse pero aún no había encontrado el momento oportuno. El muñón del pulgar estaba astillado y oscuro, mostrando la cicatriz de una herida mal sanada. Sobre la palma cóncava alguna vez se dieron cita distintas semillas de orquídeas y helechos, que luego abrieron paso a enormes plantas, minúsculas sin embargo, en comparación con la gigantesca mano noble que les daba apoyo, abrigo, sustento. Tronco y ramas surcados por un sinfín de estrías diferentes que los recorrían en todas direcciones. La copa de esta maravilla se extendía generosa y abierta para cobijar toda clase de insectos, ranas, pájaros, lagartijas y pequeños ratoncitos de monte. Era una cornucopia vibrante, noble y silente; llena de vida que la hacía palpitar, clavada inevitablemente en la tierra. El viento que pasaba entre las hojas arrullaba el paisaje verde intenso, moviendo el calor de un lado a otro, envolviendo en su rumor a toda la mano y lo que contenía, calmando el grito excitado de pájaros, ranas y grillos.
 
Al fin llegué, envuelta en la cálida luz de la mañana. Había visto la mano miles de veces en mis sueños ya desteñidos y tuve la fuerte necesidad de conocerla de cerca; de sentirla, de abrazarme a ella; de palpar una a una todas las irregularidades de su tronco. Quise oler el musgo que la cubre por tramos y mojarme con el rocío guardado debajo de los helechos. Curiosa, probé el néctar silvestre y dulce de las orquídeas. Necesitaba escuchar el concierto desenfrenado de los animales que buscan pareja para entender mi propio llamado inquietante y dejarlo salir del vacío en que se ahogaba; del vacío que yo misma sobrevivía a duras penas. Me propuse llenar mis pupilas de todas las formas que me rodeaban; de todos los tonos de verde existentes, de los pardos, de los amarillos. De todos los colores del arco iris, intensos, que están de fiesta perenne en esa mano viva. Mi alma se ensanchó más y más, rompiendo una a una todas las costuras que la encerraban y dejando en libertad al espíritu femenino que hasta ese instante no había aprendido a volar...". 

 
Fragmento de "Yara" ©2006 PSR 
"Yara" aparece en la antología Yara y otras historias, de Patricia Schaefer Röder.
Ediciones Scriba NYC 
ISBN 978-0-9845727-0-0

domingo, 18 de agosto de 2013

A B R Á Z A T E

(“U M A R M U N G siglema 575 en alemán por Patricia Schaefer Röder / adaptado al español por David Lethei)

Abrazo azul
el lazo ultraterreno
entre los dos.

Beben los hombres
el anhelo de hogar
tal como niños.

Reluce en el
abrazo de los cuerpos
la hermosa piel.

Ánimas de luz
los millones de seres
irremplazables.

Zarpan al viento
corazones libertos
laten calor.

A ti despido
ensoñando profundo
vivo tus ojos.

Tías, sobrinas
se entrelazan y ofrendan
labor de amor.

Eterno río
abrázate conmigo
tanto te extraño.


Publicado por David Lethei en:

“U M A R M U N G” fue publicado por primera vez en GOTAS DE SOL Y LUNA:


miércoles, 14 de agosto de 2013

B O R I K É N


Brillas en el mar
entre corales y algas
surgiste hermosa.
 
Orgullo grande
de tu pueblo alegre
y bullanguero.
 
Respiras vida
dulce sabor Caribe
en tres colores.

Isla de mi alma
paraíso tropical
donde encontré paz. 
 
Kilos de flores
mil hogares del coquí
que me arrulla.
 
Érase una india
que amaba a un español:
Guanina bella.
 
Noble y valiente
es la tierra taína
vestida de luz.
 
 
©2012 PSR


miércoles, 7 de agosto de 2013

PERÚ


De nuevo arribo
mi equipaje lleno de esperanzas
los sentidos abiertos a nuevas vivencias
en el noble suelo peruano.

Tierra hermosa de contrastes
que compiten en encantos
desde la silueta sensual de tus costas
campo adentro, hacia el infinito.  
Permíteme volar junto al cóndor
admirando aquellos dibujos
regalos para los dioses
en medio del desierto.
Quiero andar por caminos mágicos
entre cientos de pirámides
que comparten calles
con santuarios españoles
en la Ciudad de los Reyes.
Déjame entrar en la espesura
oscura y recia de la Amazonía
donde la gran Motelo mama lleva presta
sobre el noble carapacho
la ciudad entera de Iquitos.
Luego, seducida por el llamado
de las kenas sibilantes
hazme subir hasta el firmamento
por los gigantes Andes.

Hoy, Pacífico me saluda
descansando en la arena limeña.
Terco, el mar desafía al espeso cielo
a darle paso a Inti
retándolo día y noche
a dejar que la luna coqueta se haga ver
o simplemente
a que las nubes se abran alguna vez
en desconocidas gotas gruesas
sobre la árida, húmeda costa.

Perú
una vez más me recibes
apacible
en tu gente canela, linda.
Mujeres que son flores
rosas de las dunas
fuertes como cactus
dulces corazones amables.
Vuelvo a ser embrujada
por el trato fino
los ojos sabios  
de mirada limpia
y aquellas sonrisas amplias
brillantes.

Vibra en mí, Lima
fascinación milenaria
por tus secretos guardados
en oráculos y huacas.
Mis raíces celtas abrazan solemnes
las culturas preincaicas
aquellas que adoraban al mar
reverenciando al tiburón
desde el valle del Rímac.

Perú maravilloso
plácido te has convertido
en terapia profunda para mi vida.
Una vez y otra
encontré en ti el sosiego
que, aterrado
había huido sin rumbo
dejándome abandonada
el último año de los mayas.

Vengo al encuentro de amigos
que han dado acogida
a este corazón deshilachado
extendidos los brazos
listos para estrecharme
en tal divino calor.
Me enamoraré de nuevo
de la delicada poesía
plasmada con elegancia
en mil detalles prístinos
por mis hermanas de tinta.
Compartiré, sencilla
mi alma agradecida
llevándome a cambio
invaluable cariño.
Perú divino de mis sueños
un día volveré a ti
…lo sé.


©2013 PSR