LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 17 de octubre de 2012

REVELACIÓN



Era su derecho, pero también su deber. Así se lo habían dicho, desde que tenía memoria. Creció sabiéndose parte de un sistema un tanto curioso, pero que parecía funcionar. Cada cierto tiempo, un carnaval frenético protagonizado por figuras circenses destruía su tranquilidad, invadiendo todos los aspectos de su vida y la de los demás, empujándolos inexorablemente a protagonizar aquel rito que tanto conocían. Una y otra vez se repetía la misma historia; el espectáculo se desarrollaba con mayor o menor júbilo para terminar invariablemente igual. No había sorpresas, de antemano se sabía cómo sería el desenlace. Y sin embargo, la inercia le empujaba a participar una vez más. Como siempre, se levantó temprano. Se alistó, desayunó bien y salió a cumplir con su deber. Con su derecho. Llegando al lugar —que, como de costumbre, estaba fuertemente custodiado— encontró a otros que habían llegado un tanto antes y tomó su lugar en la fila. Manteniendo silencio, escuchaba a los demás charlar un poco en voz baja por la intimidación que se respiraba en el ambiente. Eso tampoco cambiaba. Verificó sus datos, buscó su nombre en la lista, dejó su impresión dactilar y firmó, como le tocaba hacerlo cada vez. Le dieron una tarjeta grande y multicolor, junto con un marcador indeleble “para que se expresara con seguridad y confianza”. Ejercería su derecho a través de su deber. Así, llegado el momento, pasó detrás de unos cartones verticales colocados sobre una mesita y como tantas otras veces, hizo la marca que ya conocía de memoria. Todo era igual que siempre. Absolutamente. Dobló la tarjeta por la mitad, luego de nuevo y una vez más, como lo había hecho tantas veces antes. Ahora le tocaba llevarla a su destino final, una caja cuadrada de cartón en el centro de la sala. Algunos miraban, otros no. Entonces lo vio todo claro. Después de tantos años, al fin comprendió. Su deber era serle fiel a su derecho. Respiró profundamente, dio unos pasos y, sin titubear, introdujo el papel doblado en el contenedor preciso que siempre lo había esperado: la papelera.


©2012 PSR


18 comentarios:

  1. El suspenso esta presente desde el comienzo…La intriga hacia el personaje te va llevando en la lectura y cierras con una sorpresa inesperada…Fabuloso!!!…Se percibe el ánimo y la moral “desmoralizada” del personaje… Bellísimo!!!

    ResponderEliminar
  2. Tu y tus virajes inesperados! Me encantan :)

    ResponderEliminar
  3. a veces.......a la papelera o a la urna, da igual donde caiga!!!!

    ResponderEliminar
  4. Un orgullo de amiga, una excelente escritora!

    ResponderEliminar
  5. 40 años desapresiando la democracia...

    ResponderEliminar
  6. Wow, esto es muy cierto, mil gracias

    ResponderEliminar
  7. Me gustó la narrativa el estilo. Simple pero envolvente.

    ResponderEliminar
  8. En un juego de metáforas entre lo moral y lo afectivo dice lo que la mayoría al tiempo, que quedan indemnes la agudeza del lector y su libertad de disfrutar de una buena lectura.

    ResponderEliminar
  9. Una "Revelación" en medio de la cultura cívica de un pueblo...entre el derecho y el deber,siempre vigentes bajo el manto de una auténtica libertad...¡Magnífico,Patricia!

    ResponderEliminar
  10. Què maravilla de trabajo! yo buscando otra cosa y olvìde meterle el ojo a esto. Gracias Patricia Schaefer Roder

    ResponderEliminar
  11. Es muy bueno, pero me dio tristeza. Siento que es lo que hemos hecho, una y otra vez...

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno... pero qué no cunda la desesperanza...

    ResponderEliminar
  13. Lamentable, pero cierto......sin ningún mínimo de temblor en sus manos fue a parar justo a la papeleara donde no tendría destino solo olvido, como tantos otros sumados!!! :(

    ResponderEliminar
  14. Fuerte!...pero siempre votare, valga o no,ya pudimos constatar que si fueron contados nuestros votos en el exterior...sumados dentro los 6 millones que queremos el progreso de nuestro pais

    ResponderEliminar