LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 23 de febrero de 2011

PALABRAS... EN TODOS LOS IDIOMAS

Son infinitas. Nacen, se transforman, evolucionan, decaen, crecen, se mueven, se pelean, se aceptan, se imponen… Son señales que utilizamos para comunicarnos con los demás; las piezas fundamentales del lenguaje verbal que representan nuestras ideas: son las palabras.

Las palabras son el vehículo por el cual los recuerdos perduran, transmitiéndose de generación en generación. Son maravillosas; moldeables, ágiles, dinámicas, se ajustan a lo que deseamos transmitir. Son bellas; tienen una armonía y ritmo propios que las hacen flotar inmersas en una música perenne. Son versátiles; sirven para absolutamente todo, y cumplen sus funciones a la perfección. Son un instrumento contundente que posee toda la fuerza y la precisión que se le quiera dar, de la manera exacta que se desee hacerlo. Por eso hay que aprender a usarlas, para aprovechar todo el potencial y el esplendor que encierran.

No trato aquí de quitarle mérito a las acciones o a los hechos, ni tampoco al valor del silencio. Hay momentos en que las palabras no tienen cabida, unas veces porque no se necesitan, y otras porque no se desean. Es cierto, una imagen puede decir más que mil palabras y un hecho puede contarnos más que toda una enciclopedia, pero en general, el uso de las palabras nos ayuda a razonar, a comprender y a explicar las cosas que suceden a nuestro alrededor.

Las palabras no son buenas ni malas, su significado varía según el contexto en que se encuentren y la intención con que se expresen. No existen palabras prohibidas, lo que hay son conceptos que nos perturban. El mejor o peor significado que pueda tener una palabra viene solo por la idea que nos hayamos acostumbrado a asociarle. Las palabras se inventan para expresar cuanto pensamos, sentimos, deseamos, soñamos. Tan solo están allí, neutras, esperando que las usemos. De nosotros depende lo que hagamos con ellas.

Por eso no concibo las guerras. Estoy convencida de que cualquier conflicto debe poder solucionarse por la vía diplomática; para eso están los embajadores, a quienes por cierto se les paga muy bien. Automáticamente recuerdo aquel dicho popular que nos enseña que “hablando se entiende la gente”. Si el ser humano fuese de verdad tan civilizado como alardea —o como pretende convencerse a sí mismo de serlo, desarrollando las ciencias y las tecnologías al límite—, no habría necesidad alguna de que los pueblos se enfrentaran entre sí, ya que utilizarían el mejor recurso que nos diferencia de los animales: la palabra.

Mi trabajo me exige estar en contacto constante con las palabras. Como traductora y editora manejo las palabras de los demás, ayudando a darles el sentido que cada autor les quiera dar. Pero a pesar de que es mi oficio y debo ocuparme de ellas de manera profesional, no me canso de admirarlas. Me atraen con una fuerza increíble, sé que estoy enganchada sin remedio alguno y disfruto este idilio de la forma más intensa.

Una de mis grandes pasiones es jugar con mis propias palabras. Puede hacerse todo con ellas; crear y destruir, propagar amor y sembrar odio, elevar y deprimir, cultivar sueños o romperlos, aclarar, confundir, contar algo y desmentir otro tanto, decir la verdad y engañar, manipular… Las palabras son sumamente importantes; de su mano podemos ir camino a la cordura o perdernos en los laberintos de la insensatez. Pueden darnos seguridad, pero también pueden ser muy peligrosas. Podemos usarlas para defendernos, pueden sanar nuestro cuerpo y nuestra alma devolviéndonos la vida o la libertad, y por otro lado pueden recluirnos o herirnos de muerte. Son un escudo y un arma a la vez; son extremadamente poderosas.

Amo las palabras y el poder ilimitado que tienen. Con las palabras adecuadas podemos abrirnos, contar nuestra verdad y decirlo todo, llegando adonde queremos… o no decir nada y dar mil vueltas en círculos.

Cada palabra tiene una fonética precisa que la hace especial. Me gusta mucho lo que siento con las letras m, n, s, r, d, l, y sobre todo con la ñ. Me seduce la melodía de las palabras. Las diferentes combinaciones de sonidos las convierten en acordes impecables de notas puras en tiempos perfectos. Las palabras adecuadas susurradas al oído me estremecen hasta el tuétano. Así, coincido por completo con Isabel Allende cuando dice que el verdadero punto G está en el oído.

Las palabras escritas tienen una belleza estética única, sobre todo cuando leemos algo escrito en letra cursiva. Tienen una impecable armonía áurea y sin embargo están llenas de carácter, personalidad y esa magia que hace que nos imaginemos su timbre inigualable, su voz propia. ¡Qué delicia leer ciertas palabras que van raudas como flechas, directo al alma! Sí, en mi caso estoy convencida de que también tengo una extensión del punto aquel en la vista…

Más que fascinada, me siento unida irremediable y divinamente a las palabras. Sin embargo, en los últimos tiempos y en contra de mi voluntad, las palabras se me están escondiendo. De pronto se desvanecen en el aire, no las puedo atajar cuando se desprenden de las ideas, liberándose violentas, perdiéndose rumbo a otros horizontes. Las busco sin éxito debajo de las pilas de sueños amontonados, empolvados, amarillentos del sol que entra por mis pupilas. Sobre todo las primeras palabras, las más evidentes, se están volviendo tan escurridizas como una serpiente marina.

Espero encontrar pronto el hilo perdido de las palabras para poder respirar de nuevo en paz. Lo admito, estoy profundamente enamorada de ellas. ¿La palabra que más me gusta? Pasión.


© 2011 PSR

22 comentarios:

  1. con palabras o sin palabras expresas lo que sientes y eso es lo importante

    ResponderEliminar
  2. Hola Dulce Escritura, que bien lo expresar, es muy dificil hoy dia poder dar testimonio de esto que son las palabras, la sociedad esta olvidada de esto, las palabras escritas sobre todo, son cada vez menos usadas todo tiene que ser rapido,si lo comprendes o no, no importa, las palabras te dan eso la posibilidad de comprender las cosas de la vida,yo lo veo todos los dias en mi muro, y doy gracias a los que entran a el, pero todo es lo rapido y facil si es largo no lo leen, la sociedad esta en un camino de facilidad, menos libros y mas programas de t.v. sin sentido y las palabras son dulce de Arequipe para los oidos, te llenan el alma y el cuerpo, te complacen y te alegran el vivir, gracias por darles el sentido que tienen...Besosss Muchosss

    ResponderEliminar
  3. Hola Paty, desde que te conozco, hace poco mas de cuatro años, las palabras para mi eren solo herramientas de comunicación, de trabajo, solo eso, ahora me doy cuenta que las palabras van mucho más allá de simples herramientas, son algo bello, me gusta la manera en que tu te expresas de ellas, estoy aprendiendo a amarlas también. Ahora me pregunto, cuales son mis letras preferidas? (aún no se) cual es mi palabra preferida (tampoco sé)... lo analizaré. Felicidades por tu puntualidad y tu amor a las palabras.

    ResponderEliminar
  4. me gusta! los laberintos de la insensatez
    me gusta el escrito, mucho...

    ResponderEliminar
  5. Wow!!! Es precioso, comparto tu fascinación por las palabras y me ha gustado mucho que les dediques el escrito de hoy. Todo lo que dices es estrictamente cierto, las palabras pueden ser tan creadoras y tan demoledoras...creo que se ajusta a la realidad, solo que tu lo dices bello!!!!

    ResponderEliminar
  6. Bello y como siempre diste en el blanco.
    Siento igual que tú.
    Saludos,
    Isabela

    ResponderEliminar
  7. Comparto tu fascinación por las palabras, pueden ser acogedoras y demoledoras...Gracias Patricia!

    ResponderEliminar
  8. me gustó todo, Paty. Me identifiqué con tantas frases y con la última, casi más que ninguna :)

    ResponderEliminar
  9. Las palabras... "de su mano podemos ir camino a la cordura o perdernos en los laberintos de la insensatez"..."Son un escudo y un arma a la vez; son extremadamente poderosas"... gracias por compartirlo hoy Paty. Disfrute de tus palabras.

    ResponderEliminar
  10. Como escritora tus palabras son la montura y los aparejos que dirigen a el caballo sobre la sabana de tu papel. La semilla que planta el agricultor, alimentando al lector convertida en fruta madura. Son las pinturas y el pincel en el lienzo del pintor. Como escritora debes procurar poner en palabra las emociones mas diversas, las miradas, los estremecimientos, los olores, los sabores, para llevar al lector a vivir tu universo. Tu lo logras y las palabras son tus amigas, nos las presentas enlazadas correctamente para llevarnos al corazón de tus cuentos, tus poemas y tus historias.

    ResponderEliminar
  11. ‎"Pero a pesar de que es mi oficio y debo ocuparme de ellas de manera profesional, no me canso de admirarlas. Me atraen con una fuerza increíble, sé que estoy enganchada sin remedio alguno y disfruto este idilio de la forma más intensa. "
    muy bonito Schaefer Roder !
    ...ahora entiendo más claramente tu mente: "Busco Muso o Musa no inspiración", eres una gran artista !!

    ResponderEliminar
  12. que bonito leerte antes de dormir, se muy bien de tu amor por las palabras y que tejerlas adecuadamente hacen un verso, una poesia, una cancion, un cuento, un libro, una frase para dar animo, bueno, tantas cosas y tu lo haces muy bien. Gracias Paty . abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. buena lectura para empezar muy bien el dia

    ResponderEliminar
  14. "...una imagen puede decir más que mil palabras y un hecho puede contarnos más que toda una enciclopedia, pero en general, el uso de las palabras nos ayuda a razonar, a comprender y a explicar las cosas que suceden a nuestro alrededor."

    cierto, es un mundo visual, ...pero las imagenes que evocan las palabras me placen mas que solo una imagen sin margen a mi imaginacion, ...la palabra es mas fuerte en eso!

    ResponderEliminar
  15. lo leí me fascino y lo admiro... que bella noche me haz regalado con este bello escrito...

    ResponderEliminar
  16. Hablando de la importancia de las palabras....
    ...si una persona es sorda de nacimiento, ...en que lenguaje forma sus palabras!!!???

    ResponderEliminar
  17. siempre me he preguntado eso, y creo que es hora de investigarlo; abrazos :)

    ResponderEliminar