LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

jueves, 30 de diciembre de 2010

A QUIEN CORRESPONDA

Yo, Patricia Schaefer Röder, habitante del Universo residenciada en este Mundo, por medio de la presente hago constar que estoy profundamente agradecida a la vida por todo lo que me ha ofrecido, aunque no siempre lo haya sabido aprovechar. Estando consciente de que nadie puede asignar un día determinado en el que todos debamos dar gracias por lo que tenemos y lo que seguimos recibiendo a cada instante, he escogido el día de hoy miércoles 29 de diciembre de 2010, para tal fin.

A lo largo de la vida, el destino nos va llevando a diferentes lugares y nos coloca en diversas situaciones que definen cada uno de los retos que toman forma delante de nosotros. Momento a momento debemos decidir si queremos o no afrontar cada uno de esos retos, los pequeños y los grandes. Entendemos que si optamos por retirarnos, puede que continuemos en la situación cómoda y segura en la que veníamos, pero nunca sabremos qué hubiese sucedido si lo hubiéramos intentado. Si decidimos hacerles frente, seremos enteramente responsables del enfoque que le demos, de cómo lo hagamos, y de cuáles herramientas –o armas– usemos. Con el paso del tiempo, el resultado de cada una de estas situaciones va moldeando nuestro carácter y abriendo nuestro camino.

El camino de cada quien es único e interminable. Nadie puede hacerlo por nosotros. Durante ciertos trayectos coincidimos con otras personas que cubren el mismo tramo en su viaje, aunque no necesariamente se encuentren en el mismo momento de vida nuestro; entonces los caminos se cruzan o marchan sobre una línea durante un cierto tiempo, pero nunca existen dos personas con itinerarios exactamente iguales.

El camino es noble. No hay callejones sin salida ni obstáculos insalvables; siempre existe la manera de continuar, a pesar de que debamos cambiar la ruta para bordear el estorbo, o reducir la marcha para poder bajar seguros por la ladera de la montaña, o construir el puente –o el barco– para cruzar el agua. El camino lo hacemos nosotros mismos y, de cierta manera, el camino somos nosotros. Debemos recordar que el camino no necesariamente es una línea recta; generalmente es sinuosa y puede cambiar de dirección y sentido en cualquier momento, así que realmente se trata de una línea con vida propia que define un espacio tridimensional. Hay ciertos momentos en los que pareciera que la línea se acabara frente a nuestros pies, y es justamente en esos momentos cuando debemos recordar que hay otras dimensiones hacia donde podemos mirar, buscando la forma de trazar nuestra ruta. Podemos ver hacia los lados y también podemos ver hacia abajo y hacia arriba; en algún lugar descubriremos que el espacio se presta para allanarlo y seguir adelante.

En el camino he encontrado ya a muchas personas que han dejado alguna huella en mí, y les agradezco porque he aprendido de ellas, unas veces por medio del dolor y otras por medio de la dicha. Mis padres me pusieron en el camino y me dieron las facultades para crear mi propia ruta; me enseñaron a caminar, me dejaron correr, me entrenaron para nadar y conducir vehículos y sobre todo, me dieron alas para volar. Mi familia, aquella de la cual provengo, me da el sostén espiritual, moral y de valores humanos sobre los cuales descansa mi carácter. Tuve la suerte de tener padres con fuertes principios éticos, morales y de justicia que me inculcaron la honestidad, el respeto, la aceptación y la misericordia predicando con el ejemplo cada día. Eso es algo invaluable y me faltan palabras para expresar mi eterna gratitud al respecto. Doy gracias a mis defectos, porque me recuerdan que todavía debo crecer y aprender mucho, porque hacen mi camino interesante y me llevan a recorrerlo con humildad y emoción. A mis hermanos les agradezco el haberme dado la oportunidad de foguearme con ellos en distintas lides antes de salir al ruedo de la “vida real”. Lo mejor de todo es que, padres y hermanos, todos ellos me conocen mejor que nadie y a pesar de eso, me quieren como soy. Y ellos saben que yo los amo profundamente.

Agradezco a la vida por la familia que he tenido la fortuna de formar; nuestras almas están enlazadas con las fibras del amor más puro que existe. Somos un equipo en el que cada miembro es imprescindible e insustituible, tenemos diversas funciones y engranamos como las piezas de una máquina perfecta. Doy gracias a todos y cada uno por la paciencia y el amor que me demuestran, y porque me otorgan el privilegio de amarlos de vuelta y de velar por ellos.

A mis amigos, la familia que yo misma escojo, les agradezco muchísimo el honor de compartir ese lazo tan especial de cariño y amistad verdadera que es más grande que cualquier dimensión conocida y que no conoce medición de tiempo; por eso ni la distancia ni los años pueden acabar con ella. Siempre han sido y seguirán siendo extremadamente importantes en mi vida, ocupando cada uno un lugar único en mi corazón.

A esta isla bella en la que vivo y a la gente linda que habita en ella, les agradezco su hospitalidad, su alegría y su tranquilidad; sin esas cualidades nunca hubiese encontrado solaz para sentarme a escribir. Aquí me siento cómoda y en paz; aquí puedo vivir feliz con mi familia, cada uno realizándose en el área que más desea.

Agradezco enormemente la oportunidad que tuve de recibir una buena educación y optar por un trabajo interesante. Doy gracias por tener acceso a una vivienda cómoda junto con vestido, alimento, diversión, pasatiempos, gustos complacidos, regalos, y poder seguir saciando la sed de conocimientos que llenen mi mente y mi alma.

Estoy agradecida por la capacidad que aún desarrollamos para comunicarnos con nuestros semejantes a través del lenguaje y me encanta recordar que existan tantos idiomas en el mundo. Agradezco la posibilidad que tengo para expresarme utilizando lápiz y papel –o computadora– para escribir y desahogarme, creando o recreando palabras, frases, historias…

Doy gracias a la gran variedad de culturas que todavía existen y que aportan su sabiduría y colorido al mundo que compartimos. Estoy agradecida a todos aquellos que desarrollan las artes clásicas y las más recientes, por enriquecer estéticamente el ambiente que les rodea y permitir que el resto de la humanidad pueda disfrutar de sus obras y sentirse inspirado por ellas. Sin música, bellas artes, diseño arquitectónico, literatura, artes gráficas, fotografía o cine, la vida sería estéril y fría. Doy gracias a los espectáculos de fuegos artificiales en una noche despejada, porque me hacen sentir mariposas en el estómago. Y no podría olvidar las artes de la ciencia y la tecnología, que requieren de una pasión creativa y creadora de igual magnitud como cualquier otra expresión artística, desarrollándose en las áreas de las ciencias naturales, la medicina, la ingeniería, las comunicaciones y el transporte. Estoy muy agradecida al teléfono, a la Internet y al Skype, porque me ayudan a mantenerme en contacto con las personas importantes para mí.

Agradezco infinitamente a la energía positiva y creadora del Universo por ponerlo todo a andar, y a la Madre Naturaleza por tantos dones que reparte a manos llenas y sin pedir nada a cambio, a pesar del mal trato que recibe de parte de nosotros. Doy gracias por los productos preciosos que nos pone a la disposición como si fuesen los más comunes: maderas, cristales, metales, flores, semillas, conchas, paisajes, aire, luz y diversidad, sobre todo la humana. Doy gracias por el día, con el sol que inunda los espacios llenándolo todo de color; por la noche con la luna y las estrellas en medio de aquella oscuridad que siempre nos invita a descubrir algo nuevo, incluso dentro de nosotros mismos; a las aguas, siempre en movimiento en forma de nubes, lluvia y corrientes; al viento, que mueve las hojas en los árboles y sacude nuestra alma; a la tierra, que se entrega generosa a nosotros para el cultivo; al fuego, que lo purifica todo; a las plantas, que nos dan oxígeno y mucho más; a los animales, que hacen lo mejor por adaptarse al mundo que continuamente les quitamos; y a los microbios –sobre todo a los virus– por recordarme lo vulnerable y lo frágil que soy.

Estoy agradecida por poder usar mi cuerpo; por los genes que heredé de mis padres, que en gran parte me hacen ser quien soy; por la salud, que hasta ahora me ha acompañado de buena gana; por todos los sentidos que poseo, que me permiten disfrutar de lo que me rodea: colores, formas, aromas, música, voces, texturas, sabores, placer, comicidad, amor, nostalgia… Doy gracias a mi organismo, que es insuperablemente noble porque sigue funcionando de la manera más perfecta a pesar de lo mal que suelo tratarlo. Y doy gracias porque sus sistemas están tan maravillosamente conectados con mi alma y mi espíritu, que me permiten recordar y soñar, percibir y vivir con la mayor de las intensidades, emociones tan complejas como la pasión, que me estremece divinamente, invadiéndome con una suave taquicardia y un escalofrío delicioso que me llena por dentro.

Agradezco que aún exista gente bondadosa que ayude a los demás demostrando misericordia y verdadero amor al prójimo; gente comprensiva y tolerante; gente amable que sonría a los extraños; gente creativa, activa, independiente; gente justa que sepa perdonar, que respete los derechos de los demás, que acepte la individualidad y que no tema vivir su propia verdad; gente sincera que apoye e infunda confianza en otros; gente que ayude a sanar usando sus manos, su energía, su sonrisa, su mirada, su abrazo; gente cuya compañía disfrutemos a través de una caricia o del silencio, o en forma de llamadas, charlas, cartas, mensajes, fotos, intercambiando opiniones, compartiendo; gente que nos traiga felicidad.

Doy gracias al amor en todas sus formas porque me llena el alma de flores. Cuando amamos, la dicha es plena y la emoción nos hincha el pecho; volamos alto, somos totalmente libres. Amar es desear lo mejor para el ser amado y velar por su bienestar; agradezco inmensamente las oportunidades que he tenido de dar y recibir amor a lo largo de mi vida, entre ellas los momentos en que he podido deshacerme del caparazón y mostrarle a otro mis debilidades y fortalezas.

Estoy agradecida a mi alma por ser mi esencia, y a mi espíritu, por seguir dándome el impulso vital, la libertad para creer y sentir, y la confianza y alegría para seguir mi camino. Doy gracias porque aún no he perdido la capacidad de asombrarme y maravillarme ante cosas que pudieran parecer cotidianas, como un árbol, un insecto o las olas del mar.

Finalmente, agradezco al tiempo que ha fluido generoso, envolviéndome y acompañándome a lo largo del camino.

Patricia Schaefer Röder
29 de diciembre de 2010


© 2010 PSR

jueves, 23 de diciembre de 2010

TRAZOS

Trazo líneas sobre el papel
más largas, más cortas
gruesas, finas
en pequeños grupos
…o más grandes
las organizo de muchas formas
particulares
precisas.

Las reúno
las separo
las combino
de tantas maneras distintas
las creo y las destruyo
dándoles o quitándoles
aliento
vida
diferentes siluetas
infinitos sentidos
con mil significados
eternidad de rumbos
en todos los horizontes.

Trazo a trazo
dibujo con mi pluma encantada
contornos mágicos de sueños
deseos no pronunciados
conceptos, hechos
realidades
verdades contundentes
ideas que fluyen libres
por los ríos de la mente
desde aquel manantial del alma
cayendo sin prisa
gota a gota
en este folio nevado.

Tal vez un día
alguien sepa darle uso
a esos trazos espontáneos
líneas curvas naturales
rectas
sinuosas
que emergen de mi mano
en un halo de polvo de estrellas.

Pinto tiempos en mi tiempo
unos que no conozco
sitios desconocidos
momentos que aparecen de pronto
...y desaparecen en el vacío.

Formo nuevos universos
lentamente
poco a poco
mundos que están conmigo
otros a los que yo emigro
buscando tal vez
un punto
geográfico
ortográfico
biográfico
cronográfico
…siempre gráfico
en el que sienta
que la vida puede ser
lo que mi pluma quiera.

Tantas rayas
marcas
rasgos
tantos signos
se dibujan
con vida propia
a través de mi mano
sorprendida
escurriéndose luego
entre las líneas
como un sueño en la alborada
una lágrima en la mejilla.

En un instante cualquiera
sin aviso previo
los trazos
las formas
vuelven a convertirse en línea pura
todo regresa a su esencia
recobrando de nuevo
color
carácter
silueta.

Las palabras se desdibujan
en mi memoria
delicadas
frágiles
el papel las guarda con celo
para que no escapen
no se pierdan
ni se escondan
para mostrártelas
en sueños compartidos
y juntos
de paseo por su senda
volar al infinito...


©1993 PSR

miércoles, 15 de diciembre de 2010

des-ESPERANZA


No es fácil plasmar en unas líneas la ansiedad y la angustia que a veces llevamos dentro. No es fácil, porque los sentimientos se encuentran muy en el fondo y no siempre logran salir a flote.
No es fácil luchar contra la corriente cuando esta nos arrastra sin piedad.
No es fácil amar a alguien cuando no sabemos si somos correspondidos.
No es fácil correr a ti si tus brazos no están abiertos, esperando estrecharme en ellos.
No es fácil decir lo que se piensa y se siente, ni gritar a viva voz lo que se oculta en las profundidades de nuestro ser y se ahoga en el mar de nuestra alma.
No es fácil escuchar los silencios de otro cuando existen tantos ruidos de fondo.
No es fácil oír lo que otros hablan y entender lo que realmente quieren decir.
No es fácil creer en los demás si reiteradamente somos engañados.
No es fácil pensar que todo anda bien y que al fin habrá paz, si a nuestro alrededor el egoísmo y el odio son más fuertes que el amor.
No es fácil celebrar algo bello y alegrarnos con esa idea, mientras vemos que en el mundo pasean tranquilos el hambre, la miseria, la guerra y la indiferencia.
No es fácil sonreír, y mucho menos hacer sonreír a otro, cuando sentimos que nos hacen daño.
No es fácil hacer buenas obras si nuestra llama interna se apaga.
No es fácil amar sin condiciones y ser amado de igual manera por la misma persona.
No es fácil ser transparente cuando se vive en un mundo desprovisto de tolerancia.
No es fácil hablar con franqueza y esperar de los demás la misma sinceridad que nosotros regalamos.
No es fácil sentirnos realizados y plenos cuando sabemos que no somos aceptados.
No es fácil caminar por esta vida dura y complicada que nos somete a tantas subidas y bajadas.
No es fácil soñar con el futuro cuando tenemos dificultad en sobrevivir el presente.
No es fácil liberar nuestro espíritu cuando nos hemos ocupado de encadenarlo irremediablemente a la rutina.
No es fácil extasiarse ante un paisaje contaminado y corroído, destruido por la avaricia y la desidia.
No es fácil palpar algo que no existe sino en nuestra imaginación; saborear el delicioso néctar de flores mágicas que crecen en los campos tranquilos y apacibles del alma.
No es fácil respirar el aire que tú respiras sin acercarme demasiado para que no te des cuenta, para que no adviertas mi corazón desbocado al sentir tu cercanía.
No es fácil cubrir la tierra de amor y llenar de alegría el mundo, si no tenemos ni un segundo de paz interior.
No es fácil esperar algo de los demás cuando sabemos que son pocos a quienes les gusta dar.
No es fácil cantarle al viento las verdades grandes y hermosas, los sueños y las fantasías que llevo en mi alma.
No es fácil construir sobre escombros, edificar sobre suelo blando, sanar algo podrido o arreglar un cristal hecho añicos.
No es fácil buscar lo que se nos esconde, encontrar algo perdido, visitar lugares prohibidos, si no estás a mi lado para alcanzar esos sitios donde sólo dos personas, juntas, pueden alguna vez llegar.
No es fácil abrir nuestras alas al viento y volar sin que una turbulencia amenace con llevarnos adonde no queremos.
No es fácil ver la luz en los ojos de quien ha muerto, percibir el aliento de un ser que no respira, sentir el calor de un cuerpo helado y latir junto a un corazón que no palpita.
No es fácil llamarte entre la multitud y hacerme oír por ti cuando lo que está a tu alrededor te quita la atención y te distrae.
No es fácil apoyarme en tu hombro ni llorar en tu pecho si no estás aquí.
No es fácil entregarte mi vida, abrir mi ser a ti, volar en tu alma si no me dejas, si no te importo.
No es fácil esperar en mi ventana por alguien que ni sé si existe o si va a llegar algún día.
No es fácil andar entre las sombras, deslizarse por la niebla ni correr sobre brasas para alcanzarte.
No es fácil volar por encima de las nubes, llegar al pico más alto y abandonarlo todo para llegar a ti.
No es fácil. No, no lo es.
No es fácil, y sé que debo intentarlo.
No es fácil, pero venceré.


©1993 PSR

miércoles, 8 de diciembre de 2010

ARTEMISA


Con una sonrisa en los labios
y mil estrellas en la mirada
te vas
amiga querida
bálsamo de mi alma.

Partes…
al fin estás preparada.
Maduró la vida
llegó el instante
de cambiar de aire
en medio de otra luz
y, dejándote envolver
por aromas desconocidos
sentir un nuevo calor.

Eres, Artemisa
bella por dentro y por fuera
perfectamente natural
naturalmente tranquila
dueña de una risa fácil, fresca
genuinamente sencilla.
Noble como la tierra
amazona valiente
capaz de guerrear
ganando todas las batallas
en cualquier frente.

Tu casa es la selva
con sus duras leyes.
Donde sea la lucha
en cualquier lugar
en medio del caos
la claridad de tu alma
transmite sosiego y paz
a quienes tienen
la gran dicha
de conocerte.

Siempre ahí
dondequiera que estés
vas vinculada a tu entorno
formando lazos irrompibles
con los tuyos
con todos nosotros
familia de sangre y carne
afecto y espíritu
puro corazón
sentimiento
siempre paciente
siempre pendiente…
Cobijando a los demás
proteges el equilibrio natural
humano de mil defectos
delicado, primordial
en armonía perfecta
infinita.

Llegó el buen momento
la campana del reloj
anunció la hora precisa
de terminar este capítulo
desamarrando delicadamente
cualquier resto de atadura
soltando, deshilvanando
rompiendo remaches
cortándolo todo por lo sano
…siempre por lo sano
liberándote plenamente
para al fin respirar en paz.

Te vas sin alejarte
mirando siempre al frente.
Aunque ya no te abrace
amiga mía
tu presencia continúa aquí
eternamente plácida
infinitamente serena.

Es tiempo de darte un tiempo
tu alma lo sabe
tu mente también
te dejas llevar por ese espíritu
que te mueve con firmeza
indomable pero dulce 
empujándote suavemente
hacia tu nuevo lugar.

Partes, Artemisa
acompañada de mil luceros
partes, eterna cazadora
alma errante
pero no demasiado
siempre partes…
Partes el dolor por la mitad
llegando precisa
con cada una de tus flechas
certeras
exactas
al blanco deseado.

Creces
te renuevas sin parar
por mérito propio
alcanzas
tu triunfo personal.
Querida Artemisa
abre la ruta de tu destino
quitando malezas
allanando el camino
con aplomo y cuidado
rodeada de quienes te merecen.
Sigue hacia adelante
sonrisa al sol
y recuerda que
en medio de este espacio inmenso
siempre estaré a tu lado.


©2010 PSR


miércoles, 1 de diciembre de 2010

ROMANCE MARINO

Ese tono azul
que vemos sin mirar
entre cielo y mar
separa aves de peces
que volando nadan
nadando vuelan
en una única danza
coreografía perfecta
sin saberlo.

Deja que el canto marino
te alcance desde aquel infinito lejano
cercano…
arrullándote quedo
en su regazo
turquesa nacarado.

Recibe sedienta tu piel
la brisa húmeda
saluda tu pecho
el soplo tibio
siente en tu boca
el alma salada
del océano
envolviéndote
abrazándote
besándote
hasta el fondo.
Extasiada
te dejas seducir
irremediablemente…


©2010 PSR